Menu

El Museo


Tello graduado en la
Universidad de Harvard
El año 1919 marca una etapa propicia para la conservación y estudio de las antigüedades… San Marcos apoya la Expedición Arqueológica del Departamento de Ancash con el propósito de ampliar los conocimientos prehistóricos de esta región y crear una institución científica destinada a estimular las investigaciones antropológicas”. Esto lo escribe Julio C. Tello, fundador del actual Museo de Arqueología y Antropología  (MAA) de la universidad. Y sigue diciendo que se fundó el “Museo de Arqueología de la Universidad Mayor de San Marcos, el 21 de octubre de 1919, a base de las colecciones reunidas por la expedición…

Dos fines decidieron su creación: 1. conocer la historia de la antigüedad del Perú mediante exploraciones e investigaciones científicas; y 2. enseñar los conocimientos adquiridos mediante cátedras y publicaciones universitarias. Las acciones consecuentes fueron extraordinarias: entre muchos aportes, se hallan “los trabajos iniciales en el templo de Chavín de Huántar con el descubrimiento del Obelisco y otras esculturas de la cultura Chavín”, y el descubrimiento de las necrópolis de Paracas. Sobre lo segundo, se implementó seminarios y se empezó a publicar la importante Revista Inca.


El mismo 1919, Rafael Larco Herrera había solicitado a Tello organizar y dirigir un museo sustentado en sus colecciones particulares; Tello acepta, pero debido a un impase, renuncia en 1921. Años después, Larco vende sus colecciones al Estado y se nombra a Tello director de lo que se llamará Museo Arqueológico Nacional o Museo de Arqueología Peruana.


La preocupación de Tello en los años 20, es que si bien este patrimonio arqueológico es importante desde lo artístico, “carece de importancia científica por la ausencia de información acerca de su procedencia…” En consecuencia, emprende estudios científicos en el propio terreno: explora y excava en las zonas arqueológicas de donde provienen los especimenes, entre otros,  los del  Museo Arqueológico Nacional. Y se acude a los valles de Lima, Lurín, Cañete, Chincha, Pisco, Ica y Nasca, “desde abril de 1925, en colaboración con el Museo de Arqueología de la Universidad Mayor de San Marcos.”


Sechín, Casma. Tello, Toribio Mejía Xesspe y asistente, 1937
Los avatares de la política determinan la institucionalidad incluso de los museos nacionales. Con el fin del Oncenio, Tello es despedido y reemplazado por Luis E. Valcárcel, con quien, sin embargo, mantiene cordiales relaciones. En 1931, se crea el Museo Nacional, a partir del Museo de Arqueología Peruana, el Museo de Historia Nacional y el Museo Bolivariano. En su interior hay tres institutos de investigación. Uno de esos institutos, el de Investigaciones Antropológicas, se asimila al Instituto Nacional de Antropología de la Universidad de San Marcos. Pero en 1938, este instituto, dirigido por Tello, torna a Museo de Antropología Nacional. El año 1940 ocurrió un terremoto en Lima, que deterioró el local de la Casona; por tanto las piezas del museo universitario peligraban. Tello solicitó la instalación provisional de las piezas del acervo en el Instituto de Investigaciones Antropológicas y el Museo de Antropología, en Pueblo Libre. Esto se realizó, pero luego de que el gobierno de turno, en 1945, haya decidido la constitución del Museo Nacional de Antropología y Arqueología, en base a los museos dirigidos por Valcárcel y por Tello. La nueva institución actualmente se llama Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAHP), conocido como Museo de Pueblo Libre.


A la muerte de Tello (1947) se debió superar la ausencia del sabio. Valcárcel y José Matos Mar permitieron el traslado de las piezas que se conservaban en el Museo Nacional, a un local de la universidad. Matos Mar hizo del museo un espacio más activo, trabajando con L. G. Lumbreras, Ramiro Matos, Isabel Flores, Carlos Guzmán, Duccio Bonavía y Rosa Fung. Se reinician las excavaciones en Chavín de Huántar. Acontece la expedición del “Proyecto Chavín” (1966-1974), dirigida por Luis G. Lumbreras y Hernán Amat. En 1969 el museo vuelve a funcionar en el original espacio de su fundación, en la Casona de San Marcos. Y asumen la dirección diversos investigadores y docentes, a lo largo de los años: Pedro Weiss, Rosa Fung, Jorge Silva, Alberto Bueno, Ruth Shady, Hernán Amat, entre otros.


Centro Cultural de San Marcos en el Parque Universitario, Centro Histórico de Lima.
Esta antigua sede de la universidad alberga, en la actualidad, al Museo de Arqueología y Antropología